lunes, 21 de marzo de 2011

2011: Una tarde en los recreativos.

Ayer en la tarde del domingo mi novia decidió unilateralmente que íbamos a dar un paseo, por supuesto uso un cebo para que soltara las palancas de mi recreativa: un helado de caramelo,por suerte ya estaba luchando contra el Tyrannosaurus en la fase final del Prehistoric Isle, así que pusimos rumbo hacia el preciado helado de caramelo que me prometió.

Tras más de treinta minutos caminando por el simple placer de andar,llegamos a un centro comercial que como todos cierra los domingos, por suerte estos centros comerciales atraen a otro tipo de empresas y aunque en el Mc Donalds pude conseguir el helado, mientras lo saboreaba me fije que justo al lado había un SEGA PARK, genial!!! llevo poco viviendo aquí y no sabia que hubiera una sala recreativa a más de 30 minutos andando de mi casa, obviamente no tarde en entrar, quería comprobar en que se habían convertido los salones recreativos en la actualidad.

Año 2011 me planto delante de la puerta del SEGA PARK, las enormes puertas de cristal detectan mi presencia y se abren, después de 30 minutos andando tan solo un paso me separa de entrar en una sala recreativa casi una década después de la ultima vez que pise una, ahora es cuando debería soltar la legendaria frase de: es un pequeño paso para el hombre... pero no la voy a decir, una vez dentro los sonidos inundan mis oídos, las luces me ciegan momentáneamente, poco a poco comienzo a enfocar, ya puedo verlas, una sala enorme llena de maquinas deseando seguir siendo útiles pero algo no anda bien, algo es distinto.

Lo primero que hago, es lo que todo jugon hace la primera vez que entra en una sala recreativa que no conoce, la vuelta de reconocimiento y empiezo a ver juegos de pistola, de motos, de coches, más pistolas, futbolín, pistolas, motos, rally, maquina del gancho, bolera, maquina para encestar, pero ninguna palanca salvo la del cambio de marchas de un juego de camión, entonces me doy cuenta de lo que ya sabía antes de entrar por la puerta, las salas recreativas, al menos en España ya no son lo que eran, solo había que fijarse en el ambiente, contando con el empleado eramos seis personas dentro del local, y los otros tres eran un matrimonio que jugaban al air hockey con su hija pequeña mientras hacían tiempo para entrar al cine, en el tiempo que estuve dentro no tuve que esperar cola para jugar a ninguna maquina, no había nadie que se quisiera poner cerca mía para verme jugar a nada, ni tan siquiera se me acerco nadie a pedirme una moneda, no había ni rastro de la fauna clásica que habitaban en los salones recreativos, así que tras una partida de Time Crisis 3, otra de House of the Dead 2 un air hockey contra mi novia, y un par de partidas a las canastas decidí irme.

Por suerte decidí salir por la otra puerta, y escondida en un rincón que no había visto en la vuelta de reconocimiento me tope con una maquina clásica, de las de toda la vida,con sus palancas japonesas de color rojo, pero que juego es el que ha conseguido semejante gesta, seguir vivo en una sala recreativa en el año 2011: Super Pang.

Me acerque a la maquina y vi el precio de la partida 1€ para jugar al super pang, metí la mano en el bolsillo y sin pensarlo dos veces deslice la moneda en la ranura mientras de fondo escuchaba las replicas de mi novia que con razón me decía que podía jugar a todos los Pang gratis en casa en mi propia recreativa, como explicarle que ese €uro era más que una partida, era el reconocimiento a una compañía, a una época pasada, era el reconocimiento a un juego que once años después se niega a ser olvidado en un viejo almacén.

Los salones recreativos ya no son lo que eran, quedan muy pocos y los pocos que quedan han perdido esa "magia", sin embargo creo que los salones recreativos volverán a florecer en un futuro lejano, cuando se cumplan nuevamente los principios que los hizo grandes, cuando saquen juegos que las consolas actuales sean incapaces de mover o cuando saquen algún tipo de tecnología que difícilmente podamos conseguir tener en nuestros hogares ya sea por el factor precio/espacio ¿quizás la realidad virtual?, entonces volveremos a juntarnos la fauna de los salones recreativos, mientras tanto larga vida a Super Pang.

4 comentarios:

  1. Genial.
    Es una pena que lo que más nos importaba de nuestra infancia prácticamente haya desaparecido, pero lo que se suele decir en estos casos... que nos quiten lo bailado :)

    ResponderEliminar
  2. Yo me siento un afortunado por vivir aquella época, hoy día hay muchos jugones de esos "hardcore" que te pegan palizas en el online con 13 años que les pones una foto de una recreativa y no tienen ni puta idea de lo que estas hablandoles.

    ResponderEliminar
  3. lo que cuentas es muy cierto quedan ya poquisimos salones recreativos.. si hay son con juegos de pistolas,coches,y alguno deportivo como has dicho pero de palanca apenas quedan de nuestra epoca..si una vez vi el puzzle booble y el tumble pop que nostalgia meter esa moneda ains.. ojala pudieramos retroceder en el tiempo bueno si eso existe el mame jejejj

    ResponderEliminar
  4. lamentablemente en España la situación es esa, pocos recreativas y de los pocos que quedan casi ninguno tiene ya muebles con palancas, una lastima.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...